Dolls 4 Girls (D4G), comenzó a finales de junio de 2016, cuando la fundadora tuvo la oportunidad de vivir la experiencia como voluntaria en el Campo de Refugiados de Alexandria, Grecia.

Siendo testimonio de la desesperación e impotencia de las familias, lo más sobrecogedor fue ver como, contrariamente al comportamiento de los niños, entretenidos con cualquier cosa, las niñas deambulaban sin rumbo ni ilusión.

De esta experiencia personal surgió la idea de ayudar a las niñas de los campos y “estimular su imaginación ofreciéndoles muñecas para jugar”.

D4G sensibilizada con el sufrimiento de los niños refugiados, quiere sumarse a la ayuda internacional a partir de esta asociación sin ánimo de lucro, formado por un equipo de voluntarios, con el objetivo de entregar muñecas/os a las niña/os afectados por guerras, desastres naturales o pobreza extrema, como juguete formativo socializados, que les permita de algún modo normalizar su infancia.